Miércoles 24 de Julio de 2024

Hoy es Miércoles 24 de Julio de 2024 y son las 12:07 - Sábado | 6 a 8 Hs. | VISIÓN CAMPO | Radio Dos AM 1230

  • 15.2º

15.2°

Rosario

26 de diciembre de 2023

Brasil: Falta de lluvias en el Mato Grosso complican a la Soja

Mato Grosso es uno de los estados que más sufre el clima tan desfavorable que castiga los cultivos de soja. Aprosoja MT hizo un ajuste en su estimación proyectando una caída del 20%, siendo esta la peor pérdida de la historia. De confirmarse la estimación de Aprosoja, el estado cosecharía 36,15 millones de toneladas de soja, 9,16 menos que en la cosecha 2022/23. Y esta cifra podría disminuir aún más si las condiciones no mejoran lo suficiente como para promover la recuperación de los campos.

El Niño no se está portando bien en Brasil. Mientras en el sur del país les piden una tregua a las lluvias, que llegaron a anegar campos en zonas de Rio Grande do Sul y de Paraná, en el centro y en el norte miran al cielo en busca de algún signo que les permita esperanzarse con una pronta reversión del prolongado déficit de humedad que demoró la siembra de soja –su progreso ronda el 94% del área prevista–, que obliga a resembrar lotes y que ya está afectando el potencial de rinde de las plantas en Estados clave como Mato Grosso.

Ante ese estado de situación se va generando consenso entre los estimadores privados en cuanto a que está en riesgo la chance de lograr un nuevo récord con la oleaginosa en la campaña 2023/2024, luego de los 154,61 millones de toneladas levantados en el ciclo precedente. No lo descartan, en función de que el área cubierta se estima como la más grande histórica, con 45,31 millones de hectáreas según el cálculo de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), pero advierten que las probabilidades se achican tras cada día que transcurre entre olas de calor y precipitaciones inferiores a las normales de la mitad hacia arriba del mapa.

“Recién ahora buena parte de los estimadores privados está de acuerdo en que la cifra será menor a lo que imaginaron, posiblemente mucho menor que los optimistas 160 millones de toneladas que se predijeron inicialmente”, señaló a LA NACION Raphael Mandarino, director de la filial brasileña de la consultora estadounidense AgResource. Agregó que la firma hoy prevé 155 millones de toneladas para la cosecha de soja, aunque auguró serias chances de caer a un rango de entre 152 y 153 millones de toneladas, lejos de los 160,18 millones proyectados por la Conab en su informe mensual de diciembre y de los 161 millones pronosticados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés).

EL GOBIERNO NO SUBIRÁ LAS RETENCIONES A CASI UNA VEINTENA DE SECTORES DEL AGRO, PERO SÍ A SUBPRODUCTOS DE LA SOJA

“Uno de los problemas clave fue la falta de lluvias normales durante las primeras etapas de crecimiento de las plantas. Esto provocó que los cultivos entraran más rápido en la fase reproductiva, con menos capacidad de movilizar nutrientes, aunque lloviera más tarde. Dependiendo del cultivo y de su hábito de crecimiento, algunos no pudieron desarrollarse debidamente y completaron su ciclo antes de lo esperado. Este fenómeno no solo afectó a Mato Grosso, sino también a buena parte de Mato Grosso do Sul, partes de Goiás, Maranhão, Piauí, Tocantins y de Bahía”, detalló Mandarino.

El especialista agregó que en las recorridas a campo se observa una gran heterogeneidad en los cultivos por el corrimiento en fechas de siembra y por el desarrollo desparejo de las plantas. “Algunos productores intentan que esta siembra de soja sea acorde con la inversión que realizaron. Entonces, prefieren replantar soja en lugar de cambiar a otro cultivo y de asumir un riesgo climático aún mayor con un cultivo menos resistente que la oleaginosa a condiciones ambientales adversas”, señaló.

En opinión de Luiz Fernando Gutierrez Roque, analista de la consultora Safras & Mercado, el problema más importante que atraviesa Brasil es la irregularidad climática que afectó (y afecta) el centro-norte. “La baja humedad viene causando problemas para el desarrollo de los cultivos en algunos Estados, con énfasis en Mato Grosso (el mayor productor de Brasil), que ya registra pérdidas en su potencial productivo. Además, si las lluvias no regresan con mayor regularidad en las próximas semanas también podríamos ver pérdidas en Estados como Bahía, Piauí, Tocantins, Maranhão y en Pará. En el sur del país, el exceso de precipitaciones comenzaba a preocupar, pero la disminución de humedad en las últimas semanas fue favorable al desarrollo de los cultivos”, relató.

La última estimación de cosecha de Safras & Mercado es de 158,23 millones de toneladas. “Estamos lejos de tener una catástrofe en Brasil. Podemos decir que no cosecharemos todo lo que esperábamos, pero aún podríamos obtener una cosecha récord si el tiempo no empeora en las próximas semanas. Sin embargo, si tenemos pocas lluvias y altas temperaturas en el centro-norte hasta enero podemos hablar de una cosecha inferior a los 158 millones de toneladas, que aún sería un volumen récord. Los mapas climáticos apuntan al regreso de una mayor humedad entre el 20 y el 26 del presente mes, lo que debería ser favorable para los cultivos y evitaría que aumenten las pérdidas”, se esperanzó Gutierrez Roque.

“Efectivamente, Brasil corre el riesgo de no obtener una cosecha récord si las condiciones climáticas no mejoran en el centro-norte hacia finales del presente mes. A fines de noviembre redujimos de 163,20 a 159,10 millones de toneladas nuestra estimación de cosecha y haremos otra revisión en breve, posiblemente con un nuevo recorte”, adelantó a LA NACION Daniele Siqueira, analista de la consultora AgRural.

Añadió que en Mato Grosso ya hay pérdidas de productividad consolidadas. “Consideramos una cosecha de alrededor de 40 millones de toneladas para el Estado, lo que implicaría 5 millones menos que la campaña anterior. En Bahía, donde la siembra es más tardía, todavía es difícil calcular las pérdidas, pero las labores están casi terminadas y se realizaron bajo condiciones ambientales desfavorables, por lo que es necesario replantar grandes superficies”, indicó.

En una escala de preocupación de 1 al 10 sobre el estado de situación de la producción de soja en Brasil, Siqueira dijo que, en Paraná –es el segundo mayor productor–, en el sur del país, el nivel de preocupación en este momento es muy bajo y lo ubicó en 0,5. “Por supuesto, el Estado aún podría experimentar una mala cosecha si el clima no coopera en la segunda quincena de diciembre y durante enero. Pero hasta ahora todo está bien. En Mato Grosso y en los Estados del norte-noreste (incluida Bahía), en cambio, el nivel de preocupación va de 9 a 10, dependiendo de la región. Si las lluvias siguen siendo irregulares y el calor intenso se mantiene en la segunda quincena de diciembre tendremos pérdidas aún mayores y esta chance eleva la tensión”, aseguró.

Para Vlamir Brandalizze, analista de Brandalizze Consulting, bajo las actuales condiciones Brasil igualmente va a obtener una cosecha grande, “pero en este momento no creemos que pueda llegar a los 160 millones de toneladas previstos inicialmente, más probablemente se ubicará entre 153 y 158 millones de toneladas, porque tenemos una superficie sembrada récord”. Agregó que la sequía y las elevadas temperaturas en el centro del país le podrían hacer perder 10 millones de toneladas de soja a Mato Grosso. “En ese Estado y en parte del norte se concentra la preocupación, que en la escala del 1 al 10 yo ubico en un 7, con chances a empeorar si las lluvias no se normalizan pronto en toda la región”, aseguró.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!