Miércoles 24 de Julio de 2024

Hoy es Miércoles 24 de Julio de 2024 y son las 12:47 - Sábado | 6 a 8 Hs. | VISIÓN CAMPO | Radio Dos AM 1230

  • 19.1º

19.1°

Rosario

15 de noviembre de 2023

Las ovejas también entran al “feedlot”: en la Patagonia, ensayan un modelo ovino de engorde a corral.

Desde hace dos años, el INTA y dos cooperativas de productores ovinos del norte patagónica llevan a cabo una experiencia de engorde a corral, destinada a revalorizar las categorías menos productivas.

En el norte de la Patagonia, los productores ovinos comenzaron a probar una nueva estrategia de manejo: el engorde a corral. Según explicaron desde el INTA, este manejo brinda una serie de ventajas a los productores, porque pueden aprovechar los animales que ya no dan un rédito económico a campo. 

A tal conclusión se llega de la mano del trabajo que el organismo de investigación está desarrollando desde hace dos años con dos cooperativas del norte de la Patagonia, en el que llevan adelante esta práctica con ovejas de refugo y categorías inferiores. Entre los primeros datos obtenidos, permite obtener una ganancia diaria de 120 gramos.

EL ENGORDE A CORRAL EN OVINOS 

Andrés Gaetano, del INTA, destacó que la experiencia de engorde a corral se articula en base a dos premisas: la sostenibilidad ambiental y económica. En el primer caso, permite descargar a los animales menos productivos, que siguen pastando y deteriorando el pastizal del campo. 

Desde una mirada a la rentabilidad, permite generar ingresos en un momento que por estacionalidad de la actividad, no existen.  Y agregó: Esta práctica genera un ingreso extra para las familias rurales de la zona en una época del año sin actividad productiva.

LOS NÚMEROS DE LA EXPERIENCIA

La primera experiencia de engorde se llevó a cabo en 2022 y la segunda este año, con un total de 680 ovejas viejas, 70 capones y 200 corderos engordados entre los dos ciclos de otoño e invierno. 

La ganancia diaria de peso promedio fue de 120 gramos. El año pasado recibieron $3.300 promedio en carne y este año recibieron $4.850 por animal. La cooperativa no percibe dinero por la operatoria sólo recupera los fondos ejecutados en los gastos operativos, como forraje, mano de obra, logística y tratamientos sanitarios, entre otros.

El especialista calculó que  el año pasado, una oveja vieja se comercializaba en no más de $2.500, mientras que en el engorde entre carne y lana en promedio percibieron $5.000, un 100 % arriba. Este año la oveja se ubicó sobre los $4.500, mientras que entre carne y lana se percibió un mínimo de $7.850.



En la zona donde se lleva a cabo el engorde, entre abril y fines de octubre hay heladas, mientras que entre noviembre y marzo casi no se registran.

El engorde a corral garantiza que los animales que posiblemente mueran en el invierno porque son viejos, están flacos o son corderos muy chicos no sigan en el campo comiendo pasto.

Con marzo como fecha límite, todos los animales de descarte que están en el campo son retirados. Al no tener un mercado para la venta, esta práctica productiva los lleva a una red comerciable, que es redituable tanto para productores como consumidores. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!