Domingo 16 de Junio de 2024

Hoy es Domingo 16 de Junio de 2024 y son las 00:22 - Sábado | 6 a 8 Hs. | VISIÓN CAMPO | Radio Dos AM 1230

  • 13.9º

13.9°

Rosario

2 de febrero de 2024

Ante la ola de calor, Senasa teme por la gripe aviar y pidió reforzar medidas de bioseguridad.

Para el organismo sanitario, las olas de calor del año pasado fueron claves para que la gripe aviar se propagara por Argentina.

Debido a las aves silvestres que fueron a buscar agua a zonas cercanas a establecimientos comerciales. Entre los múltiples problemas que ya está generando la ola de calor, hay un riesgo muy peligroso para la cadena avícola: podría ser un factor que reactive brotes de gripe aviar.

Así lo hizo saber el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), en un comunicado en el que pidió continuar con las medidas de prevención y recordó la importancia de reforzar la bioseguridad en establecimientos avícolas y notificar ante el Organismo cualquier sospecha de síntomas compatibles con la enfermedad.

Concretamente, frente a un nuevo contexto de altas temperaturas que se prolongará por varios días en una amplia zona de nuestro país, el Senasa sugirió aumentar las medidas de bioseguridad en las granjas avícolas comerciales, a los fines de reducir el contacto entre las aves silvestres y las domésticas.

LA GRIPE AVIAR EN ARGENTINA

El Senasa recordó que la primera detección en Argentina de esta enfermedad fue en febrero de 2023, y a partir de allí “el virus se diseminó rápidamente desde el norte hasta el resto de las provincias, donde se registraron brotes en aves de traspatio y posteriormente en establecimientos comerciales”.

Estos últimos hallazgos significaron la pérdida temporal del estatus sanitario de libre de IAAP y la automática suspensión de exportaciones de mercancías aviares.

Pero la clave en este contexto es que la mayor cantidad de brotes se detectaron entre mediados de febrero y principios de marzo del 2023, justo cuando se dieron los mayores episodios de sequía y varias olas de calor.

Según el Senasa, estas condiciones climáticas favorecieron a que las aves silvestres se aproximaran a cuerpos de agua artificiales cercanos a establecimientos ganaderos, y por es un factor de riesgo relacionado a la aparición de influenza aviar en granjas de traspatio y comerciales.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!