Sábado 15 de Junio de 2024

Hoy es Sábado 15 de Junio de 2024 y son las 23:40 - Sábado | 6 a 8 Hs. | VISIÓN CAMPO | Radio Dos AM 1230

  • 14.6º

14.6°

Rosario

15 de febrero de 2024

El dato inesperado de 2023: pese a la brusca caída del poder adquisitivo, creció el consumo de carnes.

El año pasado, el consumo de las tres principales carnes aumentó en 2 kilos por cabeza, por año.

Esto ocurrió pese a que incrementaron su precio muy por encima de la inflación. En 2023, el consumo de carnes logró imponerse a la inflación y las fuertes subas de precios en los mostradores.

De acuerdo al mercado ganadero de Rosario (Rosgan), en las tres principales carnes se pasó de 111 a 113 kilos por habitante, que se explica sobre todo a partir del aumento en los cortes vacunos. Por el lado de pollo y cerdo, se mantuvieron estables.

Esta cifra se conoce tras fuertes incrementos en los precios de venta al público y un retroceso marcado del poder adquisitivo del salario. De acuerdo a datos oficiales, el índice general de salarios en Argentina aumentó un 152,7%, contra un 211,4% anual de suba en el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Un dato para destacar es que, si bien la carne vacuna es más cara en comparación a sus principales competidores, fue la que mayor incremento porcentual de precios registró en el último año.

Si bien los tres tipos de carne ajustaron por encima del promedio general de precios, en el caso de la vacuna aumentaron tres veces desde diciembre 2022, mientras que pollo y cerdo lo hicieron en 2,5 veces.

EL CONSUMO DE CARNES RESISTE LA INFLACIÓN

En diciembre 2023, con el equivalente en pesos a un kilo de carne vacuna ($4.969) era posible comprar 3,5 kilos de pollo fresco ($ 1.448), cuando un año atrás se compraban 2,9 kilos. Esta situación es similar a lo que sucede con la carne de cerdo.

Hace una década, el consumo total de carnes en Argentina -según datos registrados- se ubicaba en torno a los 110 kilos de carne por habitante por año. En aquel entonces, compuesto en promedio por unos 60 kilos de carne vacuna, 40 kilos de pollo y 10 kilos de carne de cerdo.

En estos años, el proceso de sustitución de carne vacuna se dio de manera paulatina y no se asocia exclusivamente a un efecto ingreso.

Involucra además una tendencia a la incorporación de carnes alternativas, respondiendo a su vez al fuerte crecimiento registrado en la producción y comercialización interna de estas otras carnes.

Pero, analizando más detenidamente los números, si se mide el gasto promedio mensual destinado al consumo de carnes en Argentina, descontando la inflación acumulada a diciembre de 2023, se observa que el gasto total, lejos de crecer, en términos reales ha disminuido ligeramente en los últimos tres años

LAS CARNES, ¿AUMENTARON TANTO COMO PARECE?

La entidad rosarina afirmó que pese a los fuertes aumentos de precios registrado durante el último año en los tres tipos de carnes, en líneas generales los precios son
más baratos en relación a los últimos tres años.

Más allá de estas cuestiones vinculadas al bolsillo de los consumidores, la sequía también contribuyó a mantener los valores de la carne vacuna relativamente estabilizados. En adelante, es probable que esta relativa contención de los valores tienda a relajarse a medida comience a percibirse la menor cantidad de hacienda que llegaría a faena en los próximos meses.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!