Sábado 15 de Junio de 2024

Hoy es Sábado 15 de Junio de 2024 y son las 22:59 - Sábado | 6 a 8 Hs. | VISIÓN CAMPO | Radio Dos AM 1230

  • 14.6º

14.6°

Rosario

26 de marzo de 2024

La mosca de los frutos, otra plaga que enciende alertas en el agro.

El Senasa declaró alertas fitosanitarias por mosca de los frutos en dos zonas de Entre Ríos y una de Misiones, hasta julio de 2025.

Sucede a la par de la preocupación por los daños de la Chicharrita del Maíz. A partir de una elevada incidencia de la plaga de mosca de los frutos en la región del NEA, el Servicio de Sanidad Animal y Calidad Agroalimentaria (Senasa) declaró la alerta fitosanitaria hasta julio de 2025 en tres zonas del NEA. 

La medida fue publicada en el Boletín Oficial y abarca los departamentos entrerrianos de Concordia y Federación, y el de Monte Caseros, en Misiones. 

Se conoce, además, en el medio de la preocupación que existe por la expansión de la Chicharrita del Maíz, una plaga que está provocando estragos en gran parte de los lotes maiceros argentinos.

ALERTA POR MOSCA DE LOS FRUTOS

En el caso del NEA, la mosca del Mediteráneo (Ceratitis capitata) es una plaga que amenaza la producción y comercialización de cítricos.

En este contexto, la alerta emitida por el organismo sanitario apunta a reducir el impacto productivo de la plaga sobre las producciones frutícolas de la zona, principalmente cítricos. 

Además, busca preservar la condición de las regiones protegidas del país, entre ellas las áreas libres de Mendoza y Patagonia, en donde se comercializa gran parte de la fruta producida en el NEA.  Los técnicos del INTA Concordia compartieron una serie de pautas para su identificación,  monitoreo y control. 

CÓMO FRENAR A LA MOSCA DE LOS FRUTOS

En los últimos años, pusimos el foco al monitoreo de las poblaciones de las moscas de la fruta y su relación con el cambio climático, observamos un comportamiento errático de las poblaciones de la mosca del Mediterráneo.

De acuerdo al profesional, esto se debe a que en los últimos inviernos se registraron temperaturas medias mayores a las habituales. Como ejemplo, explicó que en esa zona del NOA durante 2023 fueron superiores a 14°C y de ese modo las poblaciones de mosca de los frutos se mantuvieron activas todo el año, por encima del umbral de daño económico.

Ante esta situación, la recomendación pasó por estar atentos a los niveles de mosca/trampa/día (MTD) que el Senasa difunde semanalmente para cada zona y se adopten las metodologías de control necesarias. 

En paralelo, el técnico puntualizó en la importancia de “coordinar las tareas de control con sus vecinos, porque el manejo regional es la forma adecuada de controlar las moscas de la fruta.

LAS RECOMENDACIONES DE SENASA

Por su parte, el Senasa también compartió un comunicado con múltiples recomendaciones para enfrentar a esta plaga.

Las mismas se comparten de manera textual a continuación:

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), a través de su Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos (PROCEM), busca reducir este impacto desarrollando sus acciones sobre las plagas Ceratitis capitata (mosca del Mediterráneo) y Anastrepha fraterculus (mosca sudamericana).

Las acciones de prevención tienen dos sujetos fundamentalmente: quienes se dedican a la producción frutihortícola y quienes viajan por el país. Los primeros son actores principales en el manejo de la plaga, ya que su accionar es de fundamental importancia para lograr el éxito del control fitosanitario; mientras que los segundos pueden representar una amenaza latente para la dispersión de la plaga en el país al ingresar frutas a las áreas protegidas.

Considerando la importancia socioeconómica de los logros obtenidos en las regiones protegidas y los compromisos vigentes con los mercados destinatarios de las producciones de estas áreas, el Senasa refuerza las principales medidas de prevención contra esta plaga a fin de mantener la calidad y cantidad de la producción argentina.

Dentro de cada región, todas las acciones en campo están integradas al sistema de vigilancia del Procem. Entre las medidas de control se incluye la TIE (técnica del insecto estéril), complementada con acciones de control químico y cultural, y trampeo masivo.

Específicamente, el control químico consiste en aplicar productos insecticidas registrados y específicos para la plaga, respetando la dosis, frecuencia, forma de aplicación, acción residual y tiempos de carencia, de acuerdo a la recomendación del marbete y con la correcta calibración de maquinarias.

Por su parte, el trampeo masivo implica colocar en los frutales botellas plásticas que contengan atrayentes alimenticios (ej: vinagre de manzana o de vino, fosfato diamónico) o trampas comerciales cebadas con atrayentes específicos para mosca de los frutos. Por último, el control cultural consiste en realizar la recolección de frutos caídos y del total de los remanentes de cosecha con una frecuencia semanal, para su posterior destrucción.

Como resultado, los beneficios del control son claros para quienes se dedican a la producción: reducción de las pérdidas de frutas, mejora en la sanidad e inocuidad de los alimentos que producen, posibilidad de exportar sin tratamientos cuarentenarios y apertura de mercados internacionales.

A nivel mundial existen más de 300 hospedantes de mosca de los frutos, entre los cuales se incluyen la naranja, manzana, durazno, mango y pera, entre otros. Al trasladarse por el territorio, es común que muchas personas que viajan, ya sea por trabajo o por ocio, elijan llevar frutas como refrigerio.

Ante esta situación, es importante que sepan que pueden estar transportando una fruta infestada (con huevos o larvas de la plaga que no siempre son visibles) y que, si la ingresan a una de las zonas protegidas contra la mosca de los frutos, pueden generar un daño colosal para esa economía regional y la producción frutihortícola nacional.

Para evitar esta situación, el Senasa indica, como primera medida, no trasladar fruta desde cualquier punto del país hacia la región patagónica y las provincias de San Juan y Mendoza; y en segundo lugar, informarse sobre los requisitos específicos para trasladarse con productos alimenticios por el país.

Mantener la condición fitosanitaria de ciertas regiones de Argentina como áreas protegidas de la plaga mosca de los frutos es el resultado del trabajo entre los sectores público y privado e implica cuantiosos beneficios para el país. A su vez, lograr nuevos reconocimientos de áreas libres, dando cumplimiento a los lineamientos internacionales, es uno de los objetivos estratégicos del Senasa para obtener la apertura de nuevos mercados.

En definitiva, junto con la colaboración del sector productivo y la población general en una estrategia común de prevención y control de la plaga, se logrará promover la competitividad de productos frutihortícolas de mayor calidad y sin restricciones fitosanitarias.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!