Viernes 19 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 19 de Julio de 2024 y son las 06:54 - Sábado | 6 a 8 Hs. | VISIÓN CAMPO | Radio Dos AM 1230

  • 12.5º

12.5°

Rosario

17 de noviembre de 2023

El trigo y la cebada encontraron otro enemigo climático en las heladas.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires finalmente cuantificó el impacto de las heladas en ambos cultivos de invierno. En paralelo, se confirmó que el Gobierno esperan que el trigo llegue a una cosecha de 15,5 millones de toneladas.

En Argentina, con la primavera en pleno desarrollo, las temperaturas son más cálidas y, por suerte para el agro, las lluvias de la mano de la llegada del fenómeno El Niño están durando por mucho tiempo y con muy buenos acumulados, lo que volvió a observarse en las últimas horas. Una de las zonas más beneficiadas, por ejemplo, fue el centro y norte de Córdoba, donde los aportes hídricos hasta ahora no habían sido tan importantes.

De acuerdo con la Administración Provincial de Recursos Hídricos (APRHI), se registraron precipitaciones en torno a 20 milímetros en varias zonas.


En Argentina, con la primavera en pleno desarrollo, las temperaturas son más cálidas y, por suerte para el agro, las lluvias de la mano de la llegada del fenómeno El Niño están durando por mucho tiempo y con muy buenos acumulados, lo que volvió a observarse en las últimas horas. Una de las zonas más beneficiadas, por ejemplo, fue el centro y norte de Córdoba, donde los aportes hídricos hasta ahora no habían sido tan importantes.

De acuerdo con la Administración Provincial de Recursos Hídricos (APRHI), se registraron precipitaciones en torno a 20 milímetros en varias zonas.

LLUVIAS CON ALTO VALOR EN NOVIEMBRE

En la zona núcleo, que es la más importante en términos productivos, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) dio a conocer un dato que genera muchas expectativas: las precipitaciones en la primera quincena de noviembre superaron ampliamente el promedio histórico.

Según el jefe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, Cristian Russo, un ejemplo destacado es Rosario, que en las últimas horas acumuló 40 milímetros. Otros datos de importancia surgieron desde Irigoyen (38 milímetros), Carlos Pellegrini (28 milímetros), Álvarez (20 milímetros) y Clason (14 milímetros).

LOS PRONÓSTICOS MARCAN MÁS AGUA

Sin embargo, Russo destacó que lo más interesante es que las perspectivas sugieren que las lluvias significativas y más generalizadas aún están por venir. En concreto, el pronóstico de la BCR es que, entre el viernes y el sábado, la región núcleo recibirá lluvias importantes y puntualmente significativas. Estos eventos pluviales continuarán acumulando, y el experto insistió en que ya se está superando ampliamente los acumulados históricos de noviembre.

Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en cambio, prevén lluvias para los próximos días, aunque en caudales menores. Se producirá el paso de un frente de tormenta, causando precipitaciones de variada intensidad, con registros moderados a muy abundantes sobre el norte del área agrícola, con su foco sobre la alta cuenca del Río Paraná, el resto del área agrícola observará precipitaciones escasas, menciona el reporte elaborado por el climatólogo Eduardo Sierra.

Por zonas, pronostica lo siguiente: El norte del NOA, la Región del Chaco, la mayor parte del Paraguay, el norte y el centro de la Mesopotamia y la mayor parte de Buenos Aires recibirán precipitaciones moderadas a muy abundantes (10 a 50 milímetros), con focos con valores escasos.
El oeste del NOA, el extremo noroeste del Paraguay, la mayor parte del Cuyo, la mayor parte de la Región Pampeana, el sur de la Mesopotamia y la mayor parte del Uruguay recibirán registros escasos (menos de 10 milímetros), con focos con valores moderados. La Cordillera Sur observará fuertes tormentas tardías, que impulsarán una masa de aire frío hacia el interior del área agrícola.

EL NIÑO TODAVÍA SUFRE LOS VIENTOS POLARES

Por último, la Bolsa porteña difundió también su informe de perspectivas agroclimáticas estacional, en el que sostiene que El Niño continúa “perturbado” por los vientos polares, pero que éstos amainarán de cara al verano y así los efectos del fenómeno surgido del calentamiento del Océano Pacífico se sentirán en toda su dimensión.

Los vientos polares continúan perturbando el accionar de El Niño, concentrando las lluvias sobre el Litoral Atlántico y Fluvial, y dejando al interior con aportes insuficientes. También menciona el efecto negativo de la corriente marina fría de Benguela, proveniente de África, que enfría el litoral marítimo sudamericano.

 Al mismo tiempo, este proceso obstaculiza la entrada de humedad hacia el interior del área agrícola, y deprime lo mecanismos de precipitaciones, generando una amplia extensión con déficits hídricos, que se extiende sobre el interior de La Argentina y el Uruguay, el centro y el nordeste del Paraguay, las zonas cercanas del Brasil y el sur de la costa atlántica.

QUÉ PASARÁ EN VERANO Y OTOÑO

La buena noticia del reporte de Sierra es que prevé que, con la llegada del verano, los vientos polares reducirán su acción, permitiendo que El Niño se manifieste con mayor vigor. Este proceso beneficiará a gran parte del área agrícola del Cono Sur, haciendo que el clima evolucione en el rango normal a superior a lo normal, con mayores aportes pluviales y con temperaturas estivales menos extremas que durante las campañas precedentes.

No obstante, la interferencia de los vientos polares le impedirá expresarse en forma completa, siendo probable que subsista un amplio foco con aportes pluviométricos insuficientes en el interior del área agrícola argentina, con su foco en el centro y el este de Córdoba, el norte de La Pampa, el centro y el sur de Santa fe, el sur de Entre Ríos, el extremo sudoeste del Uruguay, el sur de Entre Ríos y el norte de Buenos Aires, con focos secundarios en diversas zonas del área agrícola. Por otro lado, sorprende que ahora los pronósticos indican que, hacia el otoño, “El Niño” alcanzará su mayor expresión, generando riesgo de inundaciones en los grandes ríos de la Cuenca del Plata, así como en áreas interiores con escaso drenaje, como los esteros del Iberá. Pero el proceso no será completo, subsistiendo extensiones con déficits en el interior de la Argentina, con un foco sobre el límite común de San Luis, Córdoba, La Pampa, Santa Fe y Buenos Aires, que amenaza con adquirir carácter permanente.

 

 

En Argentina, con la primavera en pleno desarrollo, las temperaturas son más cálidas y, por suerte para el agro, las lluvias de la mano de la llegada del fenómeno El Niño están durando por mucho tiempo y con muy buenos acumulados, lo que volvió a observarse en las últimas horas. Una de las zonas más beneficiadas, por ejemplo, fue el centro y norte de Córdoba, donde los aportes hídricos hasta ahora no habían sido tan importantes.

De acuerdo con la Administración Provincial de Recursos Hídricos (APRHI), se registraron precipitaciones en torno a 20 milímetros en varias zonas.

LLUVIAS CON ALTO VALOR EN NOVIEMBRE

En la zona núcleo, que es la más importante en términos productivos, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) dio a conocer un dato que genera muchas expectativas: las precipitaciones en la primera quincena de noviembre superaron ampliamente el promedio histórico.

Según el jefe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, Cristian Russo, un ejemplo destacado es Rosario, que en las últimas horas acumuló 40 milímetros. Otros datos de importancia surgieron desde Irigoyen (38 milímetros), Carlos Pellegrini (28 milímetros), Álvarez (20 milímetros) y Clason (14 milímetros).

LOS PRONÓSTICOS MARCAN MÁS AGUA

Sin embargo, Russo destacó que lo más interesante es que las perspectivas sugieren que las lluvias significativas y más generalizadas aún están por venir. En concreto, el pronóstico de la BCR es que, entre el viernes y el sábado, la región núcleo recibirá lluvias importantes y puntualmente significativas. Estos eventos pluviales continuarán acumulando, y el experto insistió en que ya se está superando ampliamente los acumulados históricos de noviembre.

Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en cambio, prevén lluvias para los próximos días, aunque en caudales menores. Se producirá el paso de un frente de tormenta, causando precipitaciones de variada intensidad, con registros moderados a muy abundantes sobre el norte del área agrícola, con su foco sobre la alta cuenca del Río Paraná, el resto del área agrícola observará precipitaciones escasas, menciona el reporte elaborado por el climatólogo Eduardo Sierra.

Por zonas, pronostica lo siguiente: El norte del NOA, la Región del Chaco, la mayor parte del Paraguay, el norte y el centro de la Mesopotamia y la mayor parte de Buenos Aires recibirán precipitaciones moderadas a muy abundantes (10 a 50 milímetros), con focos con valores escasos.
El oeste del NOA, el extremo noroeste del Paraguay, la mayor parte del Cuyo, la mayor parte de la Región Pampeana, el sur de la Mesopotamia y la mayor parte del Uruguay recibirán registros escasos (menos de 10 milímetros), con focos con valores moderados. La Cordillera Sur observará fuertes tormentas tardías, que impulsarán una masa de aire frío hacia el interior del área agrícola.

EL NIÑO TODAVÍA SUFRE LOS VIENTOS POLARES

Por último, la Bolsa porteña difundió también su informe de perspectivas agroclimáticas estacional, en el que sostiene que El Niño continúa “perturbado” por los vientos polares, pero que éstos amainarán de cara al verano y así los efectos del fenómeno surgido del calentamiento del Océano Pacífico se sentirán en toda su dimensión.

Los vientos polares continúan perturbando el accionar de El Niño, concentrando las lluvias sobre el Litoral Atlántico y Fluvial, y dejando al interior con aportes insuficientes. También menciona el efecto negativo de la corriente marina fría de Benguela, proveniente de África, que enfría el litoral marítimo sudamericano.

 Al mismo tiempo, este proceso obstaculiza la entrada de humedad hacia el interior del área agrícola, y deprime lo mecanismos de precipitaciones, generando una amplia extensión con déficits hídricos, que se extiende sobre el interior de La Argentina y el Uruguay, el centro y el nordeste del Paraguay, las zonas cercanas del Brasil y el sur de la costa atlántica.

QUÉ PASARÁ EN VERANO Y OTOÑO

La buena noticia del reporte de Sierra es que prevé que, con la llegada del verano, los vientos polares reducirán su acción, permitiendo que El Niño se manifieste con mayor vigor. Este proceso beneficiará a gran parte del área agrícola del Cono Sur, haciendo que el clima evolucione en el rango normal a superior a lo normal, con mayores aportes pluviales y con temperaturas estivales menos extremas que durante las campañas precedentes.

No obstante, la interferencia de los vientos polares le impedirá expresarse en forma completa, siendo probable que subsista un amplio foco con aportes pluviométricos insuficientes en el interior del área agrícola argentina, con su foco en el centro y el este de Córdoba, el norte de La Pampa, el centro y el sur de Santa fe, el sur de Entre Ríos, el extremo sudoeste del Uruguay, el sur de Entre Ríos y el norte de Buenos Aires, con focos secundarios en diversas zonas del área agrícola. Por otro lado, sorprende que ahora los pronósticos indican que, hacia el otoño, “El Niño” alcanzará su mayor expresión, generando riesgo de inundaciones en los grandes ríos de la Cuenca del Plata, así como en áreas interiores con escaso drenaje, como los esteros del Iberá. Pero el proceso no será completo, subsistiendo extensiones con déficits en el interior de la Argentina, con un foco sobre el límite común de San Luis, Córdoba, La Pampa, Santa Fe y Buenos Aires, que amenaza con adquirir carácter permanente.

LLUVIAS CON ALTO VALOR EN NOVIEMBRE

En la zona núcleo, que es la más importante en términos productivos, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) dio a conocer un dato que genera muchas expectativas: las precipitaciones en la primera quincena de noviembre superaron ampliamente el promedio histórico.

Según el jefe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, Cristian Russo, un ejemplo destacado es Rosario, que en las últimas horas acumuló 40 milímetros. Otros datos de importancia surgieron desde Irigoyen (38 milímetros), Carlos Pellegrini (28 milímetros), Álvarez (20 milímetros) y Clason (14 milímetros).

LOS PRONÓSTICOS MARCAN MÁS AGUA

Sin embargo, Russo destacó que lo más interesante es que las perspectivas sugieren que las lluvias significativas y más generalizadas aún están por venir. En concreto, el pronóstico de la BCR es que, entre el viernes y el sábado, la región núcleo recibirá lluvias importantes y puntualmente significativas. Estos eventos pluviales continuarán acumulando, y el experto insistió en que ya se está superando ampliamente los acumulados históricos de noviembre.

Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en cambio, prevén lluvias para los próximos días, aunque en caudales menores. Se producirá el paso de un frente de tormenta, causando precipitaciones de variada intensidad, con registros moderados a muy abundantes sobre el norte del área agrícola, con su foco sobre la alta cuenca del Río Paraná, el resto del área agrícola observará precipitaciones escasas, menciona el reporte elaborado por el climatólogo Eduardo Sierra.

Por zonas, pronostica lo siguiente: El norte del NOA, la Región del Chaco, la mayor parte del Paraguay, el norte y el centro de la Mesopotamia y la mayor parte de Buenos Aires recibirán precipitaciones moderadas a muy abundantes (10 a 50 milímetros), con focos con valores escasos.
El oeste del NOA, el extremo noroeste del Paraguay, la mayor parte del Cuyo, la mayor parte de la Región Pampeana, el sur de la Mesopotamia y la mayor parte del Uruguay recibirán registros escasos (menos de 10 milímetros), con focos con valores moderados. La Cordillera Sur observará fuertes tormentas tardías, que impulsarán una masa de aire frío hacia el interior del área agrícola.

EL NIÑO TODAVÍA SUFRE LOS VIENTOS POLARES

Por último, la Bolsa porteña difundió también su informe de perspectivas agroclimáticas estacional, en el que sostiene que El Niño continúa “perturbado” por los vientos polares, pero que éstos amainarán de cara al verano y así los efectos del fenómeno surgido del calentamiento del Océano Pacífico se sentirán en toda su dimensión.

Los vientos polares continúan perturbando el accionar de El Niño, concentrando las lluvias sobre el Litoral Atlántico y Fluvial, y dejando al interior con aportes insuficientes. También menciona el efecto negativo de la corriente marina fría de Benguela, proveniente de África, que enfría el litoral marítimo sudamericano.

 Al mismo tiempo, este proceso obstaculiza la entrada de humedad hacia el interior del área agrícola, y deprime lo mecanismos de precipitaciones, generando una amplia extensión con déficits hídricos, que se extiende sobre el interior de La Argentina y el Uruguay, el centro y el nordeste del Paraguay, las zonas cercanas del Brasil y el sur de la costa atlántica.

QUÉ PASARÁ EN VERANO Y OTOÑO

La buena noticia del reporte de Sierra es que prevé que, con la llegada del verano, los vientos polares reducirán su acción, permitiendo que El Niño se manifieste con mayor vigor. Este proceso beneficiará a gran parte del área agrícola del Cono Sur, haciendo que el clima evolucione en el rango normal a superior a lo normal, con mayores aportes pluviales y con temperaturas estivales menos extremas que durante las campañas precedentes.

No obstante, la interferencia de los vientos polares le impedirá expresarse en forma completa, siendo probable que subsista un amplio foco con aportes pluviométricos insuficientes en el interior del área agrícola argentina, con su foco en el centro y el este de Córdoba, el norte de La Pampa, el centro y el sur de Santa fe, el sur de Entre Ríos, el extremo sudoeste del Uruguay, el sur de Entre Ríos y el norte de Buenos Aires, con focos secundarios en diversas zonas del área agrícola.

Por otro lado, sorprende que ahora los pronósticos indican que, hacia el otoño, “El Niño” alcanzará su mayor expresión, generando riesgo de inundaciones en los grandes ríos de la Cuenca del Plata, así como en áreas interiores con escaso drenaje, como los esteros del Iberá. Pero el proceso no será completo, subsistiendo extensiones con déficits en el interior de la Argentina, con un foco sobre el límite común de San Luis, Córdoba, La Pampa, Santa Fe y Buenos Aires, que amenaza con adquirir carácter permanente.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!